La historia de la “Mujer del Muelle de San Blas” que inspiró a Maná

En el Muelle de San Blas

“Llevaba el mismo vestido por si él volviera no se fuera a equivocar; los cangrejos le mordían su ropaje, su tristeza y su ilusión”. Seguramente te suena familiar, pero, ¿Sabes el verdadero origen?

A tan sólo 263 Km de Guadalajara, Rebeca Méndez fue vista deambular por primera vez en la playa El Borrego, San Blas, Nayarit, con apenas 14 años de edad. ¿La razón? Un ápice de fe y amor por del regreso de su amado Manuel.

3 días antes de su matrimonio quien fuera el primer amor de esta mujer, Rebeca lo despidió antes de embarcarse. Sin embargo, aquella tormenta de 1971 que azotó las costas de Nayarit, destruyó la promesa de aquel amor.

Con poco más de 30 años, cuando la gente intentaba interactuar con ella, sólo respondía: “Me llamo Rebeca” con un semblante amable.

Pasado el tiempo, “Ladislaos” (mejor conocido como Laos) –quien fuera su segundo amor-  vivió con ella algún tiempo volviendo a hacer la promesa de unión. Sin embargo, un accidente automovilístico cobró la vida de Laos y también murió.

Desde entonces, con su velo de novia y un vestido blanco confeccionado por ella, fue vista en los próximos años en la Piedra de la tierra de Anamara, ubicada en la tierra sagrada Wixarika; donde los huicholes hacen sus rituales, pues según sus creencias en ese lugar nace la vida misma. Actualmente conocido como el muelle de San Blas.

Para 2004 un grupo de comerciantes le vieron caminar con el cabello encanecido; sosteniendo en una mano un puñado de colillas de cigarrillos y en la otra, un muñeca –misma que durante su estadía en el muelle ella confeccionaba para subsistir-

De acuerdo con la última entrevista a una de sus hermanas, Rebeca murió el 16 de septiembre de 2009; ya con hijos y padeciente de sus facultades mentales en el estado de Chiapas. Siendo honrada por el presidente en turno (Porfirio López Lugo) a finales del año de 2011 con una estatua de bronce en coparticipación ciudadana.

Así pues, Rebeca dio fama internacional a este sitio, quien fuera testigo de la gran lealtad, hasta ahora jamás igualada.

Las historias de amor son sólo historias cuando no trascienden con hechos. ¿Puedes imaginar cuánto amor y lealtad hubo en Rebeca?

Este relato se hizo tan famoso que inspiró al grupo Maná a componer uno de sus más grandes éxitos que hasta la actualidad es uno de los clásicos del pop en español “En el Muelle de San Blas”.

Comparte esta nota para que el mundo entero conozca quién fue Rebeca Méndez, mejor conocida como “La loca del muelle de San Blas”.

Otras historias que te recomendamos leer:

Maná: La banda de rock que nació en Guadalajara

La Leyenda del Puente del Diablo (Puente Grande) Jalisco

La Leyenda de los Gigantes de Tala



Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *