Estudiantes asesinados tenían sueños y grandes metas

Estudiaban la carrera de cinematografía en la Universidad de Medios Audiovisuales de Guadalajara, eran jóvenes entusiastas que ponían su pasión en sus trabajos realizados. Eran principiantes y su espíritu de aventura los llevó a un lugar del que nunca se imaginaron que sería su última locación que acabaría con sus vidas.

Tenían sueños al igual que muchos universitarios más, se encontraban realizando su tarea cuando el crimen organizado los despojó de su libertad y posteriormente de sus vidas.

Marco Ávalos de 20 años, nació en Tepic y entró en agosto pasado a la Escuela de Artes Visuales. Soñaba con ser un cineasta famoso.

Javier Salomón Aceves de 25 años, originario de Mexicali, era aficionado a la música y tocaba batería. Incluso tenía un grupo de death metal llamado “Betray Me” (“Traicióname”). Ya tenía una presentación agendada con su banda en Guanajuato.

Daniel Díaz también de 20 años, documentaba todas sus actividades con una cámara y era un aventurero. Amante del fútbol, del rap y de andar en tabla por las dunas.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *