Oruga Peluche manda al hospital a mujer en Providencia

La señora Angélica, de 56 años fue víctima accidental del veneno de la oruga peluche dentro de su propio jardín en la colonia Providencia, de Guadalajara.

Ella ya conocía la peligrosidad de esta especie que recientemente fue encontrada en el Bosque Los Colomos, por lo que jamás llegaría a tocar una. Sin embargo, mientras podaba su jardín, utilizó sus manos para jalar algunas ramas que quería cortar con un serrucho, y en ese momento no sintió nada, hasta momentos después cuando comenzaron los primeros síntomas.

Oruga-Peluche-Ataque

El área de los nudillos en sus manos comenzó a hincharse y ella pensó que quizás se debía al esfuerzo que hizo para cortar las ramas. “Seguí cortando la planta, en ningún momento vi el bicho feo, y de ahí sentí el dolor punzante, horrible, como quemado en el dorso de la mano y se me atravesaba a la palma de la mano”.

Los dedos de las manos se le comenzaron a hinchar y amoratar al grado de que ya no podía mover la mano, pero aún así se fue a trabajar a las oficinas del CRIT y acudió al área de enfermería pensando que se trataba de alguna fractura. Sin embargo, la fractura no apareció en los estudios y todos los síntomas indicaban que se trataba del ataque de una oruga peluche.

Con el dolor intenso que sentía, fue trasladada al Hospital Terranova en donde pasó varias horas en observación y con fuertes analgésicos que no calmaron el dolor. Su diagnóstico fue la “picadura de insecto no determinada”. Sin embargo, a la mañana siguiente se confirmó que la picadura fue por la oruga peluche cuando su hermana encontró al insecto cerca del bote de basura y con ayuda la capturó en un frasco.

El personal de Protección Civil acudió a la casa para efectuar las operaciones de búsqueda del insecto, y se llevaron al bicho en el frasco donde fue capturado.

Dos días después del piquete, la hinchazón ha disminuido con los analgésicos, pero el dolor y lo amoratado aún continúa, por lo que se cree que continuarán esos síntomas algunos días más.

2 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *