5 bebidas prehispánicas que aún disfrutamos

Preparaciones ancestrales de exquisito sabor que forman parte de nuestra historia gastronómica en México y que aún se mantienen en el gusto de la mayoría de los mexicanos, gracias al esfuerzo de muchas familias y comercios que lo han mantenido como una opción preferente en el menú.

Bebidas-Prehispanicas

Pozol: Extraordinaria bebida hecha a base de cacao y maíz, originaria del sureste de México, tradicionalmente se sirve en jícaras o cubiertas de coco. Sin embargo, muchos prefieren consumirla como cualquier otra bebida.

Pozol

Tascalate: Originaria de Chiapas, una bebida hecha a base de maíz, cacao, achiote, azúcar y canela, lo que la convierte en refrescante y exquisita.

Tascalate

Tesgüino: Una tradicional bebida originaria de la Sierra Tarahumara en Chihuahua y parte de Sonora, hecha a base de maíz fermentado, de aspecto lechoso y con grados de alcohol proveniente de la fermentación.

Tesguino

Tejate: Exquisita bebida preparada a base de maíz y cacao, originaria de Oaxaca, la cual se utilizaba desde tiempos prehispánicos en ceremonias.

Tejate

Tejuino: Una de las bebidas más disfrutadas y probablemente la más comercializada, originaria del occidente de México. Elaborado a base masa de maíz, piloncillo y limón, lo que le da un sabor agridulce y refrescante.

Tejuino

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *